EL OMBLIGO DEL MUNDO

Quién no se ha sentido alguna vez el ombligo del mundo? Hemos cometido el error una y mil veces de sobreponer nuestras circunstancias por considerarlas de mayor relevancia a las de nuestro  alrededor, hemos reclamado atenciones exageradas convencidos de que somos más importantes y nuestro problema o alegría merece revocar a un segundo plano lo demás.

No somos más que una gota de agua en un océano enladrillado dónde existen miles de acontecimientos en la vida de cada ser vivo .

Deberíamos nadar en armonía tratando de auxiliar al que se hunde y dejando que nos enseñen a burlar las olas los que aprendieron antes que nosotros y ofrecen su experiencia y su sabiduría.

No somos el ombligo del mundo, hay penas mas grandes que las nuestras pero también hay alegrías y cada cuál lleva su propia lucha, si miramos más allá  y damos la mano  a quien tenemos al lado , aprenderemos a dar importancia a lo que realmente la tiene y comprobaremos que todos tenemos una batalla importante que combatir y un camino difícil que recorrer.

Y con esta pequeña reflexión os presento un look floral para este otoño con colores alegres pero suaves y tejidos vaporosos con un corte muy favorecedor sobre todo si quieres disimular algún kilito de más.

Un look para combinar con cualquier tipo de calzado y de abrigo       y para estar guapa en cualquier ocasión del día.

Espero que os guste mi elección de la tienda olé modas ( Cáceres) y no os perdáis mi próxima entrada.

val 6

val 1

val 4

val 2

val 5

val 7

val 8

 

val 3

17 thoughts on “EL OMBLIGO DEL MUNDO

  1. La verdad que muchas veces caemos en el error de creernos el centro del mundo, pero creo que generalmente es porque el ser humano es un ser egoísta, en todos los aspectos. Cuando estamos bien, lo vemos todo de color de rosa y nada nos afecta, y cuando estamos mal, parece que incluso lo más tonto nos hace sentir como que tenemos mala suerte o si todas las desgracias vinieran a nosotros.

  2. ¡Hola guapa!
    Geniales palabras. Me ha encantado la reflexión. Cuando estamos más creemos egoístamente que nuestro mal es el peor de todos, y no nos percatamos que hay personas que están peor.. o igual.
    Claro que no somos el ombligo del mundo, pero es normal que en momentos de bajón, y más si te ha sucedido algo horrible, nuestras penas no encuentren consuelo en nada. Pero al a vez, debemos agarrarnos a los buenos momentos con todas nuestras fuerzas.
    El vestido es precioso y te favorece un motón.
    Besos

  3. Muy guapa Nuria, te favorecen esos colores es bonito el vestido, y en cuánto la reflexión tienes razón, hay cosas más importantes en la vida. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *